Eso que tu me das

0comentarios

Blanca S., estudiante de 3º curso de Ciencias Políticas ha escrito un precioso artículo sobre lo que para ella es vivir en Adarga. Aquí lo dejamos…¡esperamos que te guste!

“A los 18 años todas nos creemos capaces de comernos el mundo, y es en ese momento cuando llegas a una ciudad nueva, a vivir con personas que no conoces y a estudiar lo que consideras que será la carrera de tu vida. Es en ese momento también cuando te das cuenta de que en realidad eres más pequeña de lo que crees y que te quedan muchas cosas por aprender.

No es fácil aceptar que todavía tienes mucho que descubrir y que tu vida será desde ese instante un cambio constante y fugaz al que tendrás que acostumbrarte. Es ahí cuando llegas a Adarga. Y todavía no eres consciente de la tremenda suerte que tienes por tener la oportunidad de vivir aquí.

En estos tres años que he vivido en Adarga estoy agradecida por infinitud de cosas, pero sin ninguna duda, si me tengo que quedar con algo, son las personas. Porque Adarga es hogar. Adarga es familia. Adarga es vida. Vida también es un abrazo de una amiga cuando has tenido un mal día. Vida son las risas que nos echamos en las tertulias. Vida también es una barbacoa con música en la terraza. Vida es coger las guitarras y cantar juntas en el cuarto de estar. Vida es tener una conversación profunda mientras trabajas en la cocina. Vida es encontrar a personas tan geniales como las que yo he encontrado en Adarga.  

Cuando creces empiezas a valorar detalles que antes pasaban más desapercibidos, como, por ejemplo, que el ahora es de las pocas cosas que tenemos aseguradas, y que tenemos que compartirlo con las personas que queremos. Una de las cosas que más me gustan de estar en Adarga es que aquí siempre habrá alguien que esté dispuesta a ayudarte. En tus momentos de bajón, cuando te ha ido mal un examen o cuando estás cansada por el trabajo. Siempre habrá alguien que te dará un consejo oportuno o te compartirá su mejor sonrisa, y eso es algo que admiro infinitamente.

Si tuviera que definir mi oportunidad de haber vivido aquí sería con dos palabras: un regalo. Porque la familia que se forma aquí es un tesoro y el ambiente familiar que se respira es una auténtica pasada, y eso no lo cambio por nada del mundo.

Adarga es mucho más que un sitio donde estudiar y trabajar. Es el lugar donde desarrollarás aptitudes que ni tú misma sabías que tenías, donde se fomentará el servicio a los demás, donde forjarás hábitos imprescindibles para tu futuro laboral, donde conocerás a gente que te marcará para el resto de tu vida y de la cual no te querrás desprender.

 

Como decía antes, hay un día en el que entras a Adarga y todavía no sabes todo lo bueno que te van a aportar y enseñar cada una de las personas de esta casa, que ya te lo digo yo, es muchísimo. Creo firmemente que todo lo que pasa en nuestras vidas tiene una razón, y es entonces cuando aceptas que todo tiene un fin, y es ahí cuando empiezas a vivir la vida. El estar en Adarga es esa nueva etapa de tu vida que podría ser perfectamente resumida con la canción “Eso que tú me das” de Jarabe de Palo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Recientes

Buscar

¿Quieres saber si tienes el perfil de Avanzo? ¿Qué hace...

Dar

Nos cuenta Natalia, estudiante de Ingeniería de Edificación en la...

Agradecer

Ayer fue el día de acción de gracias y tuvimos...

Categorias